Repensar el mundo después del COVID-19




En la actualidad el mundo esta pasando una de las pandemias más fuertes que a experimentado en los últimos 100 años. No se a experimentado algo similar desde la gripe española que golpeo el planeta en 1918, hace más de 100 años.

Este hecho a generado una situación global sin precedentes en el mundo globalizado en el que vivimos. Más del 100 países alrededor del mundo han tomado una medida de cierre total de sus fronteras hasta finales de marzo, poniendo a casi un tercio de la población mundial en cuarentena.

Han disminuido en más de un tercio los vuelos a nivel global, especialmente los vuelos comerciales. Y no solo el trafico aéreo a disminuido, sino también el trafico vehicular. En promedio a nivel global el movimiento de vehículos en las ciudades ha bajado en casi un 70%, incluidos el uso de transporte público (BBC News, 2020).

Todas estas bajas en las actividades humanas y en la movilidad a tenido una repercusión drástica en los niveles de consumo de la población llegando a afectar de manera drástica el consumo de petróleo a nivel mundial, ocasionando que para el 20 de abril el precio del petróleo a nivel mundial haya bajado a USD$-35,22 (BBC News, 2020).

Siendo todo esto uno de los mayores respiros que ha tenido el planeta en mucho tiempo. Se estima que los gases de efecto invernadero han bajado en un 22% debido al confinamiento y a la baja en el consumo de los ciudadanos (Edwards, 2020).

Por lo que esto puede ser una forma del planeta de decir YA BASTA. De darnos a los humanos un pare obligatorio de nuestras acciones y de la forma de cómo concebimos el accionar humano en el mundo.

Con todo esto mencionado viene la pregunta. ¿hay algo que debamos hacer de aquí en adelante para evitar que esto vuelva a suceder?

La respuesta es sí. A parte de invertir en el sistema de salud publica y de preocuparnos por los médicos, las vacunas y las medicinas. Que es una forma de curar los síntomas no de prevenir la enfermedad. Debemos preocuparnos da la Naturaleza, de nuestro planeta.

Esta en debate, aunque parece más una forma de echar la culpa a otros, pero se estima que el origen de esta pandemia fue en un mercado de venta de animales vivos en Wuhan China, un lugar donde se aglomeraban los animales silvestres que fuero atrapados para ser vendidos como alimento en esta ciudad. Una clara violación a los derechos de los animales y por ende a los derechos de la naturaleza al tener confinados en condiciones deplorables a especies vivas. Si el mundo no fuera especista, este lugar hubiera sido cerrado con graves acusaciones de tratos denigrantes y de tortura.

Además hoy más que nunca, debido a nuestra forma de concebir la vida y nuestra necesidad de producir y consumir sin fin, en un planeta finito, estamos poniendo al limite las áreas verdes “libres” del planeta. Debido a la extensión cada vez más galopante de la frontera agrícola estamos deforestando bosques y selvas para generar pastizales y monocultivos. Debido a nuestra insaciable necesidad de producir estamos buscando cada vez más lejos yacimientos de petróleo o de minerales para ser explotados y comercializados. Generando que nuestro contacto con especies animales que están en estos lugares estén cada vez más cerca de nosotros, aumentando la posibilidad que otro virus salte de un animal a los humanos generando una nueva situación de pandemia. Como se menciona en el documental de Netflix, En pocas palabras, Coronavirus. Ahí donde terminan las carreteras para llegar a una nueva concesión minera es donde existe el riesgo más alto de iniciar una nueva pandemia.




Todo esta situación debe reformular nuestra relación con la Naturaleza y con el planeta. Empezando con un debate serio sobre nuestras formas de producir y de consumir. Especialmente con las cantidad y desenfreno con el que lo hacemos. Discursos como el crecimiento económico o el desarrollo sin fin deben terminar. Debemos aprovechar estos días de cuarentena para replantear la necesidad de producir y vender cosas que no necesitamos. En estos momento en que se debate la sostenibilidad de la economía mundial a causa del encierro, debemos ver si vale la pena ese crecimiento desmedido. Como puede ser posible que la economía mundial este a punto de colapsar cuando la gente esta comprando únicamente lo que necesita.

Esta forma de replantear nuestros esquemas de consumo y nuestros esquemas de desarrollo deben ir ligados a la necesidad de reconocer a la naturaleza como sujeto de Derechos. A la importancia que tiene el de proteger el entorno natural y nuestro planeta ya que así es la única forma como nos protegemos a nosotros mismos. Hablar de Derechos de la Naturaleza es hablar de Derechos Humanos, ya que somos parte de esa Naturaleza que tanto hemos intentado desligarnos. Y solo reconociendo esto podremos mirar para al frente y plantear un nuevo modelo de vida, no de desarrollo ni de crecimiento, sino de un decrecimiento, después de la cuarentena.



___________________


Bibliografía

BBC News. (8 de abril de 2020). Coronavirus: 8 gráficos que muestran cómo cambió el mundo con la cuarentena por el covid-19. Obtenido de BBC News: https://www.bbc.com/mundo/noticias-52194942

BBC News. (21 de abril de 2020). Caída del precio del petróleo: 3 razones por las que el crudo estadounidense WTI se vendió a precio negativo y cómo afecta a América Latina. Obtenido de BBC News Mundo: https://www.bbc.com/mundo/noticias-52362340

Edwards, G. (6 de abril de 2020). Hablemos de Sostenibilidad y Cambio Climatico. Obtenido de BID Mejorando vidas: https://blogs.iadb.org/sostenibilidad/es/puede-el-covid-19-ayudarnos-a-visualizar-un-futuro-mas-sostenible/

1 vista

WWW.PLANETAEPICENTRE.ORG

Copyright © 2020 EPICENTRE. Todos los derechos reservados

  • Facebook
  • Instagram
  • YouTube

Desarrollado por